Sobre la concentración.

pluma_escritura

Me gusta hablar con la gente que disfruta escribiendo. Las palabras son ladrillos del pensamiento que fluyen sin cesar para construir una sorpresa, un “más bien no se sabe qué”.

Cuando converso con un letraherido, que además escribe, intento que me muestre su lugar de trabajo y sus circunstancias habituales. La mayoría tiene una gran capacidad de poder abstraerse por completo a pesar de estar rodeado de estímulos lúdicos, urgentes o prescindibles.

La concentración mental es la llave del aprendizaje, del entendimiento. Me fascina observar cómo algunos letraheridos pueden prestar atención inaudita a su interior, a pesar de tener a su alrededor varios niños jugando y gritando, al mismo tiempo que sus oídos son envueltos de una fuerte melodía que surge de unos potentes auriculares, lo que hace más meritorio, si cabe, el arte de crear un documento escrito.

¿Recuerdas la última vez que estuviste concentrado? ¿Qué te facilitó conseguirlo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s