Estrés bueno. Estrés malo.

estres_hombre

 

No sé quien dijo que en el término medio está el secreto del equilibrio personal.

Yo no puedo asegurarlo del todo pero he observado, en ocasiones, que un exceso de “gasolina” en nuestro organismo puede llegar a desgastarnos negativamente.  Uno de nuestros “combustibles” más famoso es la hormona de la adrenalina que la segregamos, principalmente, como respuesta a situaciones de tensión o amenaza. Esto hace que nuestro organismo  esté preparado para la  defensa: aumenta el ritmo cardiaco, la tensión arterial y nuestra atención se multiplica.
El uso de la adrenalina para nuestra reacción ante imprevistos debe ser temporal. Cuando se cronifica debido a periodos largos de tiempo de tensión y estrés, se convierte en un mal compañero. Ejemplos de sometimiento continuo a la hormona lo podemos encontrar en los  atascos de tráfico, presión en el trabajo o pensamientos obsesivos, por mencionar algunos.

¿Utilizas la adrenalina para tus objetivos o te utiliza ella a ti?
¿Qué haces para limitar en el tiempo su efecto?
¿Aplicas o conoces  estrategias que permitan gestionar el estrés y no cronificarlo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s