Celebraciones.

He visto a muy pocas personas a las que les disguste celebrar algo.

La mayoría de las que conozco pasan buenos ratos festejando acontecimientos, sobre todo externos a ellos: vencer a un eterno rival deportivo, los aniversarios, los reencuentros o un golpe de suerte en la lotería, suelen ofrecer un “pico” de satisfacción y alegría cautivador.

celebraciones1

Uno, que va teniendo su edad, observa dos cosas interesantes en todos esos lugares comunes: la celebración ofrece cada vez menos dosis de alegría (¿quizás por repetición?) y su duración en el tiempo es menor según cumplimos años.

Al marcarnos una ruta de vida, un esquema de los pasos que vamos a seguir para conseguir nuestro objetivo, es importante tener indicadas las etapas por las que pasamos para dar idea de progreso. ¿Para qué celebrar cada etapa? Para detenernos un momento y celebrar ese trocito de camino que hemos logrado. Las celebraciones que surgen de nuestro interior no suelen caducar ni perder su color. Solemos vivirlo con la intensidad del debutante y el entusiasmo de la primera juventud. Pero para ello debemos ser conscientes de ese logro parcial.

¿Celebras cada etapa de tu objetivo? ¿Cómo lo celebras? ¿Cómo lo celebrarías?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s