Temas frecuentes en Coaching

Cuando me preguntan qué temas se plantean en el coaching individual de empresa y en el coaching personal, se sorprenden cuando les digo que las principales inquietudes son similares: las relaciones entre personas. La diferencia está en el tiempo que se tarda en que aflore el tema. Cuesta más tiempo en el coaching de empresa que aparezcan los asuntos relacionados con personas. En cualquier caso, existen diferencias entre la importancia y la frecuencia conque aparecen determinados contenidos.

En el coaching individual de empresa he detectado el siguiente orden de aparición:

  • La resolución de conflictos. Es frecuente que en la primera sesión se hable de temas profesionales más técnicos, aunque pronto aparecen los conflictos entre personas. La comunicación entre colaboradores y la conducta entre ellos es un motivo recurrente de preocupación.

  • Comportamiento inapropiado o negativo. Se presenta el comportamiento inapropiado de los demás. Tenemos en la mente una especie de ficha que nos indica si el comportamiento de alguien es correcto o incorrecto. Más adelante aflora el comportamiento propio y si debemos actuar, ya que nuestro comportamiento es el único que podemos abordar directamente.

  • Empleado con exceso de trabajo o estresado. El exceso de trabajo y la moda de tener siempre algo que hacer, aunque sea en nuestro tiempo de ocio, nos genera una mente estresada que no permite observar con nitidez nuestro AHORA.

  • El establecimiento de metas. Nuestra vida navega como en ocasiones lo hacemos en internet. Alguna vez nos hemos preguntado cómo hemos llegado a una página web en concreto. En la vida real ocurre algo parecido. ¿Para qué estoy haciendo determinada cosa? Ni idea, ya no me acuerdo cuál fue el motivo. Falta el objetivo, la meta, el camino.

  • Resolución de problemas. Existen métodos estandarizados para resolver un problema. Fuentes de conocimiento como la filosofía, ingeniería y otras ciencias nos aportan formas de afrontarlos. Es bueno tener en cuenta lo que nos aporta y escoger aquello que pueda interesar a nuestro desarrollo. Podemos hacer la prueba informando en un buscador de internet ‘Resolución de problemas’. Nos sorprenderá la cantidad de información resultante.

  • Priorizar tareas. Interesa diferenciar entre lo urgente, lo importante y lo que nos gusta hacer. Lo importante no debemos perderlo de vista.

  • Gestión del tiempo. Aquí también se puede utilizar el método y formas que han servido a otros para optimizar el rendimiento de las tareas. La técnica Pomodoro sería una de las formas que puede ayudarnos a ser más resolutivos.

  • Identificar obstáculos. Una pregunta: ¿Qué me lo impide? A veces sabemos lo que queremos pero no somos capaces de ver las piedras del camino. Detectar los obstáculos es una buena manera de iniciar el trayecto hacia nuestra finalidad.

  • Rendimiento decreciente. El rendimiento es víctima de muchos puntos anteriores. Esa bruma mental, cada vez más espesa, nos hace actuar de una manera circular y con menos precisión y calidad.

  • Falta de organización. Es un resumen de todo lo anterior. Se pierde la orientación y actuamos a la deriva saltando de un tema urgente a otro y de un tema que nos gusta a otro en función de no se sabe qué circunstancia.

¿En cuáles de estos temas propuestos te ves más a tí mismo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s