La ley del espejo

El señor Reyes levanta los brazos y grita al ciclista que no puede ir a esa velocidad por el paseo de la playa porque puede atropellar a alguien.

La Ley del Espejo plantea que el origen de nuestros sentimientos negativos hacia otra persona está dentro de nosotros y no en la otra persona.

El señor Reyes regresa a casa y le cuenta a la señora Reyes lo sucedido. Ella sigue con sus cosas, no hace comentario alguno y cuando el señor Reyes le pregunta que porqué no dice nada, ella argumenta que no es importante, que probablemente el ciclista ha recordado que había dejado algo en la plancha. Al señor Reyes le falta el aire y piensa: La gente es maleducada, no se le escucha, a nadie le importa nada lo que le afecta.

“Todo lo que nos irrita de los demás nos puede llevar a una comprensión de nosotros mismos”.
Carl Gustav Jung”.

El señor Reyes está alterado. Mañana es la comida familiar y deberá aguantar a otro señor Reyes (su hermano). Cada vez que abre la boca se pone frenético viendo ese aire de suficiencia que imprime a lo que dice. No soporta el discurso de su hermano, su manifiesto cinismo y la ironía mal entendida de sus presuntos chistes. En cualquier caso, es su hermano.

La ira se genera hacia uno mismo aunque parezca que se emite hacia el exterior, hacia otra persona o cosa. Todo comienza y acaba en uno mismo. Su proyección se introduce en nuestra mente. Nuestra realidad parece un espejo que refleja la imagen, la emoción que estamos produciendo.

El señor Reyes ha leído sugerencias de que haga dos listas. Las cosas que le molestan de su hermano, por un lado, y las cosas que aprecia por el otro.

“Lo que niegas te somete y lo que aceptas te transforma”.
Carl Gustav Jung

El señor Reyes confronta las dos listas.

Las listas ofrecen la posibilidad de desbloquear pensamientos y expulsar la sensación de descontrol en la vida cotidiana.

¿Debe comprobar si los aspectos que le molestan de su hermano también los tiene él mismo?
¿Se emociona al leer en la segunda lista las cosas buenas que su hermano ha hecho por él o por alguna persona querida?
¿Crees que le han entrado ganas al señor Reyes de llamar a su hermano y darle las gracias?
¿Crees que le han entrado ganas al señor Reyes de llamar a su hermano y pedirle perdón?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s